lunes, 17 de junio de 2013

La sonrisa del rostro


Hubo alguien que conocí este día, quizá con una aparente soledad etérea que lo consumaba, por el abandono de aquellos llamados seres queridos.
Sin más preámbulos, el me hizo evidente recordar que no es necesario tener la salud tan lucida para disfrutar la vida o rodeado de personas y lujos que solo vuelven más idiota al alma, ya que el cuerpo puede estar hecho pedazos y ser un dolor vivo, pero en el alma con una brillantez que parecía resplandor de luz de las 10 de la mañana, era alguien tan especial… Cuando al entrar le hice unas preguntas al paciente de la camilla y una sonrisa en el rostro; le preguntaba sobre cómo se siente, me respondía con una forma tan peculiar de un hombre ya vivido:

"Mejor que ayer, muchas gracias."

Y una sonrisa en su rostro comenzaba a dibujarse, aun cuando la mitad de su boca no podía moverse… Quizá sea esta de las mejores sonrisas que he visto en mi vida.

2 comentarios:

  1. Me quería leer el blog entero de un solo, pero, eso no hubiera sido educado, y tampoco práctico, pero te prometo que de pedacito en pedacito (como se disfruta el chocolate de los lunes) me lo leeré :)

    ResponderEliminar