viernes, 29 de noviembre de 2013

Son las 11:56 p. m.

Son las 11:56 p. m. y sigo más patético que ayer... ¿O acaso no fue ayer el día en que más absurdamente me comporte?
 
 
Y sigo lamentándome por no haber entregado lo que ayer hice en la madrugada...
¿Me extrañaras? 

jueves, 28 de noviembre de 2013

Son las 6:45 p. m.



Son las 6:45 p. m. estoy acostado en la cama y trato de dormir… Pero después de haber fallado al no entregar lo que debí entregar y no hacer lo que debí hacer; creo haber perdido una oportunidad irrepetible asi que solo quiero cerrar los parpados y llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar, llorar.

P. D.: Escribir 777 veces la palabra llorar; no es suficiente para sentirme miserable...¿Por qué te vas tan rápido?

domingo, 24 de noviembre de 2013

Pseudo


“Que bien se siente que alguien pueda entender mi sentido del humor aburrido; pero lo mejor de todo que se haya reído de verdad.”

(Palabras para Fah)
 

“Ser aún más cruel y reírse en sus narices que a pesar de ser un letrado no haya entendido el concepto de Pseudo.”


(Palabras para Ant)
 

“¿Pero y de que se ríen?”
 
(Palabras para Ces)
 
 
Lugar: una mesa con un helado para 2 y uno de más.

A falta de...


A falta de encuentros casuales, te he enviado abrazos desde la distancia…
 
 
Pero siempre me pregunto: ¿Los habrás recibido?
 

miércoles, 20 de noviembre de 2013

La Montañita

La Montañita… El primer año de la carrera de medicina conocí a muchas personas que hasta el día de hoy amo demasiado; unos son mis amigos, otros como no podían faltar unos completos extraños pero así la vida me jugo sucio y me hizo ganar pero también perder.
 
Porque yo sé que casi nadie conoce esta parte de mí, si algún día eres de las personas mencionadas o aquellas donde su rúbrica aparecerá dentro de poco en tu pantalla; quiero decirte que fuiste una persona muy importante para mí y si aún te menciono ¡Imagínate! Cuanto significas todavía.
 
Mencionaré a…
 
Otmar; querido amigo que pareces casi un hermano, así juntos de la nada nos vimos en los edificios en alguna clase de “Química” junto a la Dra. Toledo; recuerdo cuanto soportaste mi completa estupidez para las formulas, las nomenclatura que no podía grabarse en mi mente y como en más de alguna ocasión me ayudaste con la tarea sin importar de que la doctora nos mirará mal después; la mejor lección de amistad jamás la hubiera conocido con alguien como usted señor, queridísimo amigo. Me metiste en unos aprietos grandísimos (no es necesario mencionar esto por aquí) pero después de todo no importa aun así serás siempre el perfecto compañero de aventuras del cual aprendí muchas cosas. ¡Otmar sos lo máximo!
 
Michelle; señorita que lastimosamente no pudo estar el día de la foto pero que sin lugar a dudas quise mucho, sino pregúntale a Otmar el sabrá toda la historia (prohibido revelar confidencias) que bueno verte este año, y pues que más decir fue un gusto “Arjonear” cantando y pidiéndole al señor taxista que nos rebaje la tarifa y que me acompañara su voz angelical en esos días en la famosa “Montañita” donde lloramos hasta dejarnos el “Corazón Partío” por qué… ¿Quién me va a curar el corazón partío? Aunque ahora lo sabemos querida doctora que si se trata de corazones “partíos” sé exactamente a quien llamar.
 
Beatriz; o como te gustaba que te llamaran Ticy la amiga inseparable de Michy la recuerdo muy bien, un gusto verte de vez en cuando ya últimamente por la aventura del hospital, espero trates muy bien a los pacientes y no los trates como lo hacías con nosotros; son bromas Ticy espero te encuentres muy bien.
 
Gabriela H; oh que amiga más cariñosa, un amor de gente sabes que me caes súper bien, que bueno verte y que sigas siendo siempre la misma Gabriela que conocí desde el primer día… Y pues perdón por haber dejado lo que una vez hablamos sobre “los amigos” alguna vez en pausa pero créeme que lo compensare. :)
 
Kathy (Kathleen C.); esto supongo que no lo veras dentro de mucho; muchísimo tiempo… Para empezar quiero decirte que me sorprendió mucho ese sexto sentido que tienes; quiero decir que fuiste la primera persona en la Universidad que conoció esa parte “que no tiene nombre” en mi persona, sé que más de algo recordaras de aquellas noches en las que aun usábamos el MSN para hablar cosas diferentes  en las noches; y espero aun recuerdes que por mi pena a que de verdad necesitabas tu chaqueta camine hasta tu casa y te la lleve, o cuando te intente regalar una de mis pinturas sobre gerberas pero en parte así se dio todo esto… En realidad solo quiero volverte a pedir perdón por lo que pensaste que yo sentía en aquel entonces, quizá se haya dado a mal interpretar ciertos gestos pero no soy el hombre sin corazón que piensas fui, se que eso ya es cosa que se dejó atrás pero el día que veas de casualidad por ahí este pedazo de texto quiero decirte que lo siento, ya he aprendido a ser un tanto menos “empalagoso” y quizá “amable” y no causar lo que pasó en aquel entonces pero si aún no me crees como me gustaría que revisaras esta entrada yo sé que no hay quien mejor que tú, capaz de entender lo que paso aquel día… Que seas feliz mi querida doctora. Revisa esto querida amiga Kathleen.
 
Bueno queridos amigos no voy a escribir más pero ustedes sabrán o quizá jamás lo sepan que alguna vez era después de todo algo peculiar en mi trato; este pedazo de mí que se llama blog muchas veces se tragó palabras que me faltaron en alguna platica divertida que tuvimos, pero heme aquí disfrazado como un “Nadie” en la ciudad de sus letras.
 
Espero siempre verlos aunque ya no tan seguido por el camino que nos toca vivir, a unos ya próximamente en los hospitales, unos en el CUM todavía y otros que estarán por ahí siempre por los caminos de la vida…
 
Y entonces recordaré como cada tarde después de clases nos juntábamos en la “Montañita” y como un día acompañado de Madeleine (así se llama mi guitarra XD) cantábamos hasta reventarnos los pulmones las canciones sobre un taxi, sobre los besos, sobre corazones partíos, sobre problemas… Pero sobre todo los amigos…
 
Mención especial para Roberto I. Arturo y Mary… Y quienes también se embarcan conmigo aun.
 
 
 
Estas fueron nuestras rúbricas algún día...
 



martes, 19 de noviembre de 2013

La música de Van Gogh

Había una vez un pintor holandés, que por supuesto pinto muchos cuadros pero en su vida paso como era costumbre muchas penas económicas, quiero mencionar una de sus pinturas que para mí es una de las más representativas y la que es de mi predilección la cual se llama: La Noche Estrellada.
 
El nombre de este famoso pintor fue Vincent Van Gogh… Esta entrada no está dedicada a él, lo siento. Esta entrada esta dedica a un grupo de música, el cual es de mis favoritos; su nombre: La Oreja de Van Gogh.
 
Creo que de mi parte ha sido una falta de consideración recordarlos hasta ahora… 6 años después que anunciaban que se iban a separar. Era un 19 de noviembre de 2007 todo daba a que “Hoy iba a ser el día menos pensado” cuando oigo en la radio: La oreja de Van Gogh ha anunciado que se separaran. Pero teniendo en cuenta que “Los amantes del círculo polar” arremetieron contra algo casi perfecto, creo que es más bien de ellos una falta de consideración a un fan como yo y como muchos más dejarnos con las letras de sus canciones en la punta de la lengua y una esperanza por demás inútil esperando una reconciliación.
 
He de confesar que después de esta noticia estuve entre un dilema, olvidarlos y quedarme con las “Viejas Canciones” o seguirlos escuchando y hacerme de la vista gorda como si no hubiera pasado nada y aceptar las “Nuevas Canciones” que ahora ellos harían.
 
Entonces decidí la segunda opción y me aventure a ver que mostraban los chicos, pues ahora era raro todo, sería fan pero no de la misma “Oreja de Van Gogh” sino que de otra “Oreja de Van Gogh” que meditando las circunstancias ahora 6 años después; aún no se si hice bien o mal, pues creo que por el hecho de consentir caprichos como esos de separarse y hacer otra “Oreja de Van Gogh” diferente, la calidad no ha sido la mejor pues se la han pasado haciendo de las suyas estos loquillos haciendo versiones más “actuales” de “Las Canciones” pues queriendo borrar la memoria de nosotros los primeros seguidores de ellos, le han puesto una voz más sexy con una mujer muy atractiva para ver si nosotros logramos caer en su hechizo y olvidarnos de la “Verdadera Voz” que no necesitaba disfrazarse de toques sensuales para encantar, sino que al contrario era una voz dulce, que acariciaba los oídos y que su imagen no era tan provocadora, como lo quiere hacer ahora la sustituta…
 
Y como en gustos se rompen géneros, tampoco voy a decir que todo ha sido malo; hay canciones que casi mueren ahogadas en el bullicio comercial, sin embargo salen moribundas del agua y pues siempre se salva más de alguna. Pero a modo de homenaje a ese grupo que conocí ahí por el año 2002 quiero decirles que después de todo no han sido tan malos; pues he aprendido muchas cosas de ellos, lecciones que seguramente las han agregado a su repertorio dándoles melodía y una que otra frase interesante en sus canciones, ellas invaden de matices nostálgicos los escenarios que dejaban en cada acorde y letra de sus canciones; que al final de cuentas se transformaron en casi un himno que me ayuda a llevar la vida de una forma más amistosa.
 
Y como no es la primera vez que menciono a este grupo, solo quiero decir entonces que con La Oreja de Van Gogh aprendí…




      1. A Instalarme detrás del tiempo sin quejarme.
      2. Servir los recuerdos en copas.
      3. Beber el café con sal en noches de insomnio.
      4. A darle la mano al tiempo.
      5. No se puede morir de amor.
      6. Dibujar sonrisas junto a la mía.
      7. Tomar trenes que no duermen.
      8. Llevar como equipaje; una maleta llena de libros.
      9. Hay demasiada luz en los días sombríos.
      10. Existen frases disfrazadas que se compadecen con un guiño.
      11. Cuando el cielo besa, se puede detener el tiempo.
      12. Guardar caricias en cajas de recuerdos.
      13. Cuando se dicen palabras sentidas, es difícil que vuelen.
      14. Las lunas de enero son buenas confidentes.
      15. Lo que nunca se dice puede disolverse en té.
      16. Vender inventarios de historias.
      17. La noche también ha aprendido a soñar.
      18. París es un buen lugar para perderse.
      19. Hay un juego en el que alguien es mi princesa.
      20. Siempre hay quien desaparece y no te lleva.
      21. Habrá algo que contar siempre.
      22. Hay alguien que esperará por nosotros siempre en silencio.
      23. Es un error creer que “Hoy será el día menos pensado”.
      24. Un propósito en mi vida será romper el record del mundo en querernos.
      25. Los besos son el regalo más barato y el más difícil de dar.
      26. En la ciudad hay quien espera a recibir mil rosas.
      27. La esperanza siempre dirá: quieto hoy quizá sí.
      28. El amor verdadero es el primero… Los demás son solo para olvidar.
      29. Los puntos finales son asesinas de frases.
      30. Suelen haber mosquitos tontos.
      31. El corazón se defiende haciendo llaves de Judo.
      32. Reír se ha vuelto últimamente en un lujo.
      33. Es más cómodo engañarse.
      34. Conocemos el tiempo, el mar, el cielo… Y a ti.
      35. Algún día escribiré la canción más bonita del mundo.
      36. Se pueden capturar historias en un segundo.
      37. He perdido la cuenta de cuantos veranos llevo sin verte.
      38. La casualidad se viste de mariposa.
      39. Al marcharnos debemos procurar que nadie nos oiga.
      40. Las sonrisas se pueden ocultar bajo subtítulos.
      41. Los cuentos… Solo cuentos son.
      42. En el cielo hay playas donde se puede ver pasar a la vida.
      43. Se puede olvidar viendo la lluvia.
      44. La soledad y el amor no son muy buenos amigos.
      45. La alegría puede pesar algunas veces solo unos gramos.
      46. Los errores esperan un barco de vapor para irse de paseo.
      47. Los amores dormidos le tienen miedo al despertar.
      48. Las bolsas de hielo sirven para guardar sueños.
      49. Es difícil prometer sobre cosas que pueden romperse.
      50. Pienso en ti… Pero un poco más en mí.
      51. Los “No te olvidaré”, suelen clavarse en la mente.
      52. Hay un hotel cerca de la calle del perdón.
      53. Los errores causan heridas eternas.
      54. La luna duerme en San Sebastián.
      55. Hay paz atrapada en los ojos.
      56. A veces es suficiente una mirada para hablar.
      57. Las respuestas a veces adoptan la forma de una estrella fugaz.
      58. En unos pocos segundos tú despertaras…
      59. Los días pasan de lunes a viernes… Igual que las golondrinas del Poema de Bécquer.
      60. Cuando soy ignorado; me hago pequeñito y empiezo a temblar.
      61. Siempre que pronuncio tu nombre tartamudeo.
      62. Los túneles apagan las luces, para que no nos vean tomados de la mano.
      63. El pensar que soy un tonto; me hace querer morir.
      64. Nos separa un vagón de distancia para conocernos.
      65. No te fijas que hoy llevo la ropa más bonita para ti.
      66. A veces se cambian diez mil mentiras por un favor.
      67. El viento escribe cuentos sobre el agua.
      68. Bajo la ropa se pueden esconder algunos besos.
      69. El tiempo no hace amigos.
      70. Tomar café a las tres.
      71. Llevar siempre un impermeable al dolor para el corazón.
      72. La felicidad a veces es solo un maquillaje.
      73. Escribir una lista de obsesiones para que no se olviden.
      74. Cumplir cada año un año menos.
      75. Se puede hacer que los meses vayan hacia atrás.
      76. Mañana podría ser un poco más ayer.
      77. Se puede crecer hasta nacer.
      78. Los besos pueden contar historias.
      79. He perdido las llaves del tiempo.
      80. Hay noches que no mueren.
      81. El corazón es capaz de marcar el tiempo.
      82. La melancolía puede hacernos repasar ciencia y religión.
      83. Vivimos en un diminuto punto azul en medio de millones de chispas.
      84. Tomar lecciones de perspectiva.
      85. Las lágrimas pueden violar la gravedad.
      86. Somos una frágil existencia, milagrosa y casual.
      87. El viento es experto en desempolvar viejos amores.
      88. El tiempo silba al pasar demasiado rápido.
      89. Los gatos pueden volar igual que las palomas.
      90. Mi pijama a rayas se ha vuelto en mi prisión.
      91. Debajo de la almohada guardo veinte lágrimas que se transforman en veinte penas.
      92. Los recuerdos cruzan ciudades.
      93. El silencio de los siglos es un buen lugar para dormir.
      94. El sol es el que da portazos en mi habitación.
      95. Los corazones saben brindar.
      96. En la vida debemos aprender a coleccionar pequeños momentos de felicidad.
      97. Hay historias de amor tan reñidas que jamás tendrán un vencedor.
      98. Habrá siempre alguien que llore en una fiesta.
      99. Llevo siempre conmigo a la Estrella Polar.
      100. Te ves guapa al despertar.
      101. La historia más bella del mundo puede comenzar en cualquier momento.
      102. Pronto comenzara el primer día del resto de mi vida.
      103. El silencio es un avivador de remordimientos.
      104. Los malos recuerdos se suelen cubrir de sábanas blancas.
      105. Al decir adiós un naufragio llega a la orilla.
       

      Si llegaste hasta aquí; gracias por tomarte la molestia de leer todo esto, se que últimamente he sido algo tedioso, sin embargo antes de despedirme quiero hacer la aclaración que el orden de las frases no tienen nada que ver con el gusto de una más sobre la otra; solo fue lo que se me vino a la mente y lo coloque, así que no le busques más explicación; pero para terminar solo quiero decir… Gracias.

      P.D.: Para mí siempre seguirás siendo la misma… Gracias por estar de cierta forma conmigo estos últimos años. Dedicado a…



      Una pelea que no termina

      Esta pelea pronto llegará a su fin; siempre en este mes recibo noticias que son molestas, algunas han tenido la mala educación de meterse con mi vida y cambiar mis planes, otras son más benignas y se conforman con torturarme y se encargan de corroer mi espíritu oxidado. En conclusión esto es una desgracia… Tal vez este mes no tenga la culpa, pero se me hace demasiado sospechoso que todo tenga que suceder en estos días. Y si le sumo todas mis malas decisiones y mis juicios ligeros entonces creo que al final de cuentas posiblemente yo me esté suicidando después de todo.
       
      Noviembre siempre ha sido así… Recuerdo que para el año 2007 precisamente un 19 de noviembre, oía como a través de la radio y los medios de comunicación; se daba la ruptura de una de mis bandas de música favorita, ténganme paciencia pronto diré de quien se trataba. Recuerdo también que cierto acontecimiento un 19 de noviembre de hace unos 2 años creía que el mundo se me venía de cabeza, siendo sincero ya estaba de cabeza pero lo confirme exactamente un 19 de noviembre, y a pesar de los bombos y platillos con que se presentó cierta noticia allá por el 2011 para estas fechas... Sin el hecho de negar que estaba en un pozo y ya no quería saber nada al punto que vilmente asesine muchas de mis entradas antiguas; hoy vengo ya recuperado, me atrevería a decir incluso que esa parte de mi vida y las personas que involucraba ya están en el pasado. Aunque me fue difícil aprender a pensar un poco más en mí; pude caer en la cuenta que no valía la pena estar llorando o guardarle alguna estima a quien no le importo con sus actos; quizá un bledo le pudieron valer mis consideraciones. Aunque eso si sus palabras decían todo lo contrario, sin embargo pienso que ya somos adultos (que viejo me siento ya) y no estamos para juegos de guerra de adolescentes en conflicto. Pero tocando este tema creo que lo único que puedo decir es que compadezco a esa persona, ya sabrá ella que desde hace mucho me vale lo mismo que yo le valí cuando la consideraba…
       
      En este mes también ahí por el año 2003 partió alguien tan querido para mí, fue una lástima el hecho en como desapareció y la forma cruel de los acontecimientos, siempre fue alguien muy querido, como anécdota siempre las noches de Navidad; llegaba puntual a las 12 para comer con nosotros, después jugábamos, quemábamos “estrellitas y volcancitos” hasta el punto que nos daban las 7 de la mañana y ni siquiera habíamos cerrado los parpados para dormir, en serio te extraño tanto…
       
      Y así cada año pasan cosas distintas; claro unas con mayor complejidad que otras pero siempre es la misma historia… Creí que este año iba a ser la excepción y no fue así; sucedió algo así como que después de dar por satisfecho ciertas estrategias en el que mi futuro tanto académico como metas personales dependía muchísimo de las personas que debía elegir yo este año; me fallaron al punto que estoy ya con un equipo pero me es incierto todo, además de que alguien que le tengo mucha estima partirá con rumbo desconocido y tiempo indefinido; sé que no puedo depender de los demás pero fue parte muy importante de mi vida así que hagas lo que hagas… Espero vuelvas lo más pronto posible, sé que esto se oye egoísta pero me harás falta…
       
      Ahora ¿Qué sucederá? Siempre es así todo me pinta con un panorama no muy amigable, sin embargo al final las cosas como dije cambian, no se si bien o mal, pero si me hacen un poco más diferente. Espero esta vez no sea la excepción, sin embargo ¡Por favor ya terminemos esta pelea!
       
       
       

      Para los 19 de Noviembre...


      Querido Noviembre; desde hace mucho que estás haciendo de mi vida un pequeño caos; aunque a decir verdad después de cada suceso, vuelven las cosas de una forma diferente aunque hasta este momento no se si mejor.
       
      De todas formas es un hecho que vas a seguir tu curso como si nada, pues no te puedes parar por pequeñeces como las mías; y aunque fuera alguien famoso, igual te daría. Entonces lo único que me queda es aceptar que siempre estarás presente en mi vida…
       
      Noviembre mío por favor aunque te enojes conmigo, creo que hoy te hare un alto y te apartare de mi vista... Pues hoy... Hoy me he cansado de esta pelea y por eso te daré de una vez por todas una tregua...
       
      Te veo quizá en otra vida...
       
       

      lunes, 18 de noviembre de 2013

      Antesala de una invitación


      Hace poco bueno hace casi exactamente dos meses es decir el 19 de Septiembre escribí una entrada a modo de invitación; mi objetivo no es tanto el que alguien lea esto, al contrario; lo que intento hacer es una especie de desahogo, contar mi fortuna que al principio tiene tintes de infortunio; cosa que ni yo lo creo y menos quiero que lo crean pero quizá hay alguien aludido, pido las disculpas del caso aunque no por eso voy a someter al juicio de ustedes lo que aquí puedan ver… Pues a modo de “purificación” escribiré sobre ciertos aspectos de mi vida que curiosamente acontecen en este extraño mes de Noviembre de todos los años…

      Desde ya muchas gracias por leer sea quien sea lo que escriba por aquí; pues ya sea te mueva la curiosidad o simplemente porque no tienes nada que hacer o quizá caíste por casualidad por aquí; o darle el motivo que quieras, gracias por la visita.

      Pero por si las dudas te torturan; he aquí la "Invitación"

       

      P.D.: Sin lugar a dudas tenías que ser tu mí querido Noviembre.
       
       
       

      domingo, 17 de noviembre de 2013

      ¿Acaso eres feliz?

      En serio no entiendo porque escribo aquí… La verdad es que tenía que escribirle algunas palabras a “alguien especial” tan especial que tuve la fortuna de conocerle. Llevo exactamente 13 días desde que vi sus últimas letras y de cierta forma me ha embargado un sentimiento extraño… No sé cómo llamarle a esto pero, si pudiera te diría infinidad de cosas pero, hay asesinos tan metiches llamados “silencios incomodos” que no sé cuál sea el método para matarlos y que me hagan ser un tanto más cercano contigo… Pero bueno mi maldita timidez no se puede esconder detrás de un teclado y por eso muy pronto sé que recibirás la visita de unas palabras que quisiera que tú supieras… Son muchas más casi se me sale el corazón de las manos pero ojala mi querida “amiga romántica empedernida” las recibas y te guste…
       
      P.D.: No quiero despedirme de ti, no quiero decirte adiós… Desearía en serio saber por lo menos… ¿Acaso eres feliz?


      Serios problemas

      De cuando estaba en primaria, mis padres recibieron una llamada; alarmados por lo que había “hecho” en el colegio…
       
      Haber cumplido la tarea a cabalidad que nos habían encomendado hacer y que por supuesto mis ganas de hacer algo bonito y con un poco más de “plus” para intentar sobrepasar expectativas, terminó siendo el motivo de preocupación de mi coordinadora. Les cuento que me creían con un tipo de “problema” por haber escrito un cuento no apto para mi edad, con demasiado pesar me hace recordar la recomendación a mis padres por parte de mi encargada, el hecho que tenía que ver a alguien que tratara problemas mentales… Es decir un psicólogo; pues mi comportamiento me hacía ver a alguien con un serio problema de adaptación.
       
      Que decir… Desde entonces me dedique a cortarle alas a mi originalidad y que todo sea a cabalidad sin más ni menos. Creo que lo restante de esos años, me convenció a mí también que estaba muy equivocado. Mis maestras felices y yo reprimido siendo el presidente de un mundo paralelo dentro de mi desquiciada mente… Causaron un daño colateral en mí.
       
      Unos cuantos años después dando una vuelta por la Hemeroteca Nacional (me gustan revisar periódicos de antaño :)) encontré sorpresivamente sentada en mi cubículo más próximo a mi maestra de literatura… Casi en un impulso violento pero más que eso sarcástico, me abalancé preguntándole: ¿Qué dice señorita L.? Y le entregue un pedazo de hoja con una anotación y un dibujo macabro (la descripción me la reservaré) que decía; “Soy el niño del problema mental.”
       
      Y antes de que se diera cuenta iba bajando las gradas; pensando si ella cree que un inadaptado sea capaz de encontrarla en una hemeroteca para posiblemente vengarse de ella…


       
      P.D.: Breve para el Olvido... (Un cuento escrito por un niño, no apto para su edad) :)




      jueves, 14 de noviembre de 2013

      El dispensador de alimentos

       

      El dispensador de alimentos. El dispensador de alimentos para gatos. ¡Perdón lo olvidaba! El dispensador de alimentos para gatos color celeste…
       
      Como lo había deseado desde ya hace mucho empecé de cierta forma a vivir de una forma ya más emancipada, tan bien se siente que tuve que llevar todas mis pocas cosas realmente propias y de paso por última vez le di un vistazo al lugar que antes llamaba hogar y revisar si no dejaba algo olvidado en la pequeña bodega donde aguardaban las cosas que “aún no tienen uso”.
       
      Me lleve una sorpresa pues todo estaba tan ordenado, haciendo un guiño satírico al estado en cómo había encontrado todo en mi última visita. Estaba de estante en estante cuando vi una tapadera clásica celeste que me recordó al señor Yako.
       
      La historia de él para mi es algo trágica, tiene tintes tan macabros y siniestros que mis neuronas se encargaron de no almacenar más información que vagos recuerdos de cuando jugaba con Yako. Fue mi primera mascota oficial o en su defecto la primera con la que recuerdo haber crecido. Éramos tan felices juntos; cuando subía a la terraza recuerdo que con el carrito a radio control, que recién me habían regalado la última navidad, corría Yako detrás de él y cuando lograba su cometido de atrapar lo lamía queriendo darle intencionadamente un mordisco que jamás paso a más. Hubo una vez que era de noche y se coló bajo la mesa; estaba dispuesto a hacer la tarea cuando sin querer pise su cola… Creo que no es necesario mencionar que el hecho de llevar puestos unos shorts me hizo tener una ligera desventaja después de lo que sucedió “accidentalmente” y así cuando salía a jugar pelota él nos miraba desde la terraza y solo con su actitud orgullosa; pensaba que cualquier día de estos se iba a escapar…
       
      Sucedió entonces que mí querido amigo felpudo un día de tantos escapó. Entonces jamás pude saber qué es lo que le sucedió…
       
      Entre los escombros de cosas que “aún no tienen uso” me puse a buscar la otra parte de este rompecabezas nostálgico… El dispensador semitransparente en el que depositaba sus galletitas. Después de unas horas distrayéndome en el camino con algunas curiosidades y álbumes de fotos viejas que no pensaba que existían lo encontré, y justo vino a mí una avalancha de lágrimas pensando en el señor Yako… El ya no estaba y su solo recuerdo había despertado aquella curiosidad que mis neuronas tanto habían evitado que recordara…
       
      Baje rápido las gradas y encontré a mi mamá leyendo, cuando le pregunte:
       
      -Mamá ¿Qué le paso a Yako, recuerdas nuestro gato?-
       
      Mi mamá sin prestarme mayor atención me respondió:
       
      -¿Para qué quieres saberlo?-
       
      Creo que mi gesto de asombro le basto para saber que quizá había hecho mal al no responder la pregunta que le había formulado. Me dijo entonces:
       
      Un día de tantos cuando aún eras muy pequeño, el regreso más tarde que de costumbre; era ya muy tarde y estabas durmiendo. Tu papá no iba a abrirle la puerta al gato porque ya todos estábamos descansando; pero Yako no paraba de llorar entonces le insistí a que fuéramos a ver que sucedía pues no era normal esto. Salimos con tu papa y vimos que estaba en la entrada de la casa. Se quedó tendido en el suelo sus patitas traseras estaban torcidas y tenía muchas manchas de sangre. Su estado no podía haber sido peor. Salimos de inmediato a buscar a un veterinario y dada la suerte de la hora todo estaba cerrado; pero encontramos uno y era el único que se dispuso a atendernos… Examino el aspecto de Yako y su diagnóstico no fue nada favorable; entonces nos sugirió que era mejor verlo partir pues la gravedad de las heridas, solo extenderían más su dolor…
       
      Y cerró sus ojitos y no pude más que pensar en ti…
       
      Cerró mi mamá su libro, se levantó de su silla y se fue a descansar.
       
      Sabía que quizá por mi edad no podía asimilar bien la perdida de mi primera mascota, pero el hecho de pensar que Yako llego en las condiciones en que se encontraba a la puerta de la casa; me enseño que después de todo no lo hizo para demostrar que siempre fue un gato orgulloso y valiente sino que más allá de todo eso; él quiso despedirse y que lo viera por última vez… Sin embargo ignoraba lo pequeño que era y que aún no lo entendería…
       
      Entonces ahora creo que después de los lobos; los gatos pasaran a ser mis animales preferidos…
       
      P.D.: Y una de las primeras responsabilidades que tuve en la vida era… Depositar galletitas en el dispensador de alimentos para gatos color celeste, y así Yako pudiera tener que comer todo el día.

       

      lunes, 11 de noviembre de 2013

      Un tarot peculiar

      Barajando las cartas que los arcanos querían que en su momento yo pudiera entender eso ya hace tres años... No encontré mejor manera de consultar que con el mejor de los manuales para interpretar sus sueños: El Discurso del Loco.

      Tuve la oportunidad sino mal recuerdo que hace cuatro lunes atrás en medio de una antesala a un examen de anatomía tenía una cita… Me invitaron a un tipo de encuentro pues mi queridísima amiga Fatmé (no se me ha quitado el mal sabor de boca del expresso) conoce que a veces soy un poquito terco (realmente mucho), y eso de creer en las nuevas promesas de autores sobre literatura se me da tan mal, que si mencionara que a mi parecer famosísimo premio dado a famosísimo autor de mi patria no me convence aun que lo crean tan grande; me catalogarían de un traidor y seguro me quemarían vivo en la hoguera. Sin embargo esta entrada la quiero dedicar a una persona que me sorprende muchísimo y que al fin pude conocer de cierta forma y su nombre es (ruido de timbales por favor), Carol Zardetto.
       
      No escarbare en datos de su vida aunque la verdad sería demasiado egoísta no decirlo, pero sería injusto resumirla en unas líneas; pues aparte de que es una de mis autoras favoritas y puedo decir que creo que ahora leeré su libro muchísimo más a gusto como si ella lo contara con su fresco tono de voz ya que desde el día que me regalaron y tuve en mis manos el famoso libro (eso ya hace unos tres años), me dejo impresionado y no pude parar de leer algo tan fresco como lo que ella escribió; pero recordando lo que ella dijo en el conversatorio en el cual estaba presente y viendo su temple tan agradable y callado expresándose solo con las palabras más "Clarividentes" que solo ella sabe como transformar; puedo decir que me quede más que satisfecho con cada respuesta que gentilmente nos regalo con cada pregunta que le pudimos hacer.
       
      Ya veo que es tarde también y quizá la hora me está haciendo escribir rápido pero por la ajetreada vida que ahora me lleva de un lado a otro no paso muy seguido por aquí, pero si estuvieran en la posibilidad de leer el tarot que propone Carol Zardetto en su libro El Discurso del Loco; no lo duden creo que es algo tan bueno al punto de pensar seriamente si me dedico a explorar más el mundo esotérico que le hizo escribir su libro tan peculiar y único…
       
       
      Hasta el día de hoy el mundo existió para mí sólo como una narración.
      El Discurso del Loco
      Carol Zardetto


       

      domingo, 10 de noviembre de 2013

      Papelitos

      Hace poco que me sentía nostálgico por algo tan tonto de cierta forma que sucedió en mi niñez, específicamente mis años de primaria. Resulta que en la época en que las inocentadas entre pequeños de primaria era a tal grado grandísimas y todo lo resolvíamos con los “papelitos”.
       
      Las condenados papelitos sirvieron en mis años de infancia como las mejores mensajeras para pedir prestado, un borrador o un lápiz. Y que decir las perfectas cómplices de “Rony” para hacerme perder con “Cristina” y si contara que sucedió ese día creo que puedo decir que alcance una felicidad tan vaga como si hubiera sido yo un ganador de un concurso de quien apunta al centro de una diana de tiro con arco. En fin los famosos papelitos ayudaron a crear las primeras parejas de “Novios” de la clase y a intensificar la enemistad entre las dos clases rivales; de solo recordar el haber casi iniciado una rivalidad que al final termino haciendo tan buenos amigos con la clase contraria, me hace pensar que ojala la vida fuera más fácil como cuando era niño.
       
      Un papelito te salvaba de todo… Un “papelito” es lo que necesito ahora; pero creo que necesitaría mínimo unos cien de ellos para solucionar situaciones como las que me está tocando vivir ahora. ¡Pero tengo una idea! Hare un papelito se la mandaré a quien corresponda y así los problemas se irán volando con un papelito…
       
       
       
       

      viernes, 8 de noviembre de 2013

      El soliloquio del 8

      Propongo un abrazo grupal para este frio tan miserable… Suficientemente decepcionado de mi indecisión (por ser siempre de mi propiedad) y triste porque es algo que cambia únicamente cuando le da la gana.
       
      Hoy como si fuera un gastado ayer, encontré en los laberintos de mi mente la profecía de una “Brujita”; con todo respeto por cierto; le adjudique ese mote tan mono pues le gustaba que así le llamara de cariño. Bueno pero el punto es que me recordé del número 8 u ocho si prefieren las letras.
       
      A parte de vivir traumatizado por el 3 o tres, siempre viví intrigado por saber cómo se le ocurrió a la humanidad darle signos tan peculiares a los números y que hasta el día de hoy vivamos con ellos; resulta que el 8 tiene una característica especial que si lo imaginamos de una forma horizontal ya no es más un número, ahora se convierte en algo mucho mejor… En infinito…


      Y recordando esta figura es que vino la “Brujita” a mi mente pues ella teniendo en su poder el don de predecir el futuro, me dijo en tono muy serio:




      “Tu mayor amor será alguien que es del 8 pues horizontalmente
      convertirá tu mundo en el infinito”
       
       
      Es necesario mencionar que hasta el día de hoy nada apunta a que este cerca de encontrarla si es que ella me hablaba de una persona (pero confieso que a veces pienso que estoy cerca), aunque supongo que si en dado caso sospeche de alguien me gustaría hacerle una pregunta ¿Tu naciste algún día 8? o ser más discreto y preguntar ¿Cuándo es tu cumpleaños?


      Si la respuesta fuera afirmativa creo que me tomaría muy seriamente la respuesta y la “profecía” que en el pasado muy amablemente me regalaron en caso sea afirmativa una respuesta y pensaría si piensa ella en el infinito o en un número con aspiraciones demasiado ambiciosas para un ser tan escurridizo en mi vida pues sus soliloquios tan intrigantes me vuelven un paranoico esperando que es lo que buscara o que no ha encontrado en mi para dejarme ser parte de su enigmático infinito. Sin embargo agregándole a esto un poco más de causas imposibles me dijo la brujita que para confirmar que no me vaya por un infinito equivocado; ella iba a poder extender más allá de mis limites su dedo pulgar... ¿Es acaso esto más imposible?





      P. D.: Un 8 horizontalmente es el Infinito.