domingo, 9 de junio de 2013

La Sirenita

Pues es eso, hace unos días vi que una amiga del grupo que estaba haciendo un par de curvas aquí, rayones allá, gotas y demás líneas inescrupulosamente alineadas para formar algo que me recordó mi infancia… La Sirenita.
 
No estoy hablando precisamente de la película de Disney si a eso piensan que yo me remonto; sino a algo más viejo aun; al cuento original, ese que escribió Hans Andersen y que hasta el día de hoy me hace pensar de una forma un poco original acerca de porque llueve, ya que dejando a un lado la explicación científica del clima; me hace pensar en lo que Andersen escribía:



 Y cuando hayamos hecho el bien durante trescientos años, recibiremos un alma inmortal y podremos participar de la eterna felicidad de los hombres…

 

Quizá por culpa de él me gusta demasiado lo que tenga que ver a mi realidad y la extraña coincidencia del número 3 en mi vida… Pero eso es tema de otro día.
 
Lo que quería en verdad escribir es que cada vez que llueve muy posiblemente la Sirenita en su nube este llorando y de lo tan buena que es no ha querido unirse aun a la felicidad de ser un alma inmortal, porque su bondad emerge más allá del profundo amor que le pudo profesar a su Príncipe… Porque seguramente ella aun divisa entre los miles de mortales, a aquel a quien siempre amó.
 
Sirenita, quizá tú seas un cuento de hadas o una historia inventada pero yo a veces puede que divise también el reflejo de tu corazón puro en aquella alma que conozco.


 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario