domingo, 28 de julio de 2013

Intencionalmente

Caí en la cuenta, quizá porque estaba terminando de leer un libro viejo que intencionalmente tome para olvidarlo de nuevo,  que seguramente prefieres el chocolate…

 

Espero que no haya sido demasiado tarde

 

sábado, 27 de julio de 2013

Capsulas de la Felicidad


El Boticario de la Quinta Casa atendía como un buen hombre a todo el pueblo de la Montaña Verde. Era famoso por toda la región pues tenía fama de sanar cualquier dolencia con cualquiera de sus remedios caseros; había jarabes para la tos, ungüentos para las caídas, colirios para los ojos y unas tabletas para aliviar el dolor.

No había habitante en aquel pueblo de la Montaña Verde que no acudiera por un alivio a algún mal del cuerpo… ¡Pero alto! Él tenía otra gracia que nadie más sabía cómo ninguno más que él; también sabía reparar el Alma…

Doña Chayito su cliente más frecuente llegaba por sus dolores fuertes en la espalda y el cansancio que le embargaba casi las 7 décadas de vida que llevaba, el Boticario de la Quinta Casa sabía que no había mejor remedio que un ungüento de avellanas con hojas de abedul.

¿Señor Boticario y para esta pesada carga de 70 años? Preguntaba Doña Chayito.

Un buen paseo por los campos, vístase de flores de jacaranda y permítase perdonar los errores de sus años, que el error de nosotros es cuestionarnos demasiado…

Doña Chayito salió del pequeño local y con un guiño de una anciana picara se despidió de este hombre de una sonrisa serena.

Eran las 3 de la tarde y el sol se ponía en el horizonte, no hubo mucho trabajo hasta ahora en este lluvioso día, solamente un hombre con una cortada profunda en la mano que le impedía escribir una carta a su hijo que partía a la guerra y para colmo de males era la última noche que se quedaba en casa, pero la limpieza de la herida con un antiséptico de lavanda y lágrimas de despedida desaparecerían aquel dolor para estar ese último día con su único hijo que de pronto se iría.

¡No se vaya! -dijo el Boticario- Tengo algo más que decirle, usted mi consejo no me lo ha pedido pero necesito dárselo antes que cometa un error como el mío…

Rodaron por el aparador de madera y vidrio una gotas salinas que ardían pues venían de lo más profundo del corazón.

Cuando se vaya dígale lo mucho que lo ama no vaya a ser que sea la última vez que lo vea, yo fui padre también una vez y mi suerte es parecida a la suya; únicamente que el día de nuestra despedida me hice una herida en el pecho.

Se abrió la camisa y mostró el Boticario su cicatriz de muchos años… Sabe una cosa señor el mejor regalo que puede haber dado a su hijo es un pedazo de su corazón.

El padre del joven entonces solicito el servicio de “Relicario del Corazón” y el Boticario de Montaña Verde guardo el pedazo del padre en un dije de plata para conservar el mejor regalo de todos: su Corazón.

Se acercaba la hora de cerrar y llego también una pequeña Niña que tenía fiebre de 39°, su madre preocupada acudió de inmediato no sabía que era pues la Niña la mañana había estado sonriente y no hace más de 1 hora se desmayó de forma extraña.

No puedo olvidar –dijo el Boticario- que en su carita veía un corazón solitario y triste, pero puedo regalarle un poco de mi felicidad…

La madre extrañada le pregunto al Boticario: Señor Boticario que tiene mi hija que está enfermando.

No es nada señora que no se pueda arreglar con una de las mayores medicinas que se nos ha dado para sanar.

Busco en las gavetas, en el mostrador de la esquina y en los aparadores de las vitrinas hasta que recordó que el frasco blanco con la misterioso medicina estaba en la bolsa de su blanca gabardina.

Destapó el frasco blanco y solo quedaban 4 capsulas que cada una tenían una composición más que misteriosa, saco una capsula y se la dio a la niña junto a un vaso de chocolate caliente y recién preparado…

Espera un momento Niña -dijo el Boticario- no tomes la capsula destápala y descubre lo que guarda en su interior…

Entonces ella destapo la capsula y salió una especie de rollo con una banda roja que guardaba un mensaje dentro de su envoltura, lo abrió y vio una imagen hermosa con unas palabras que la volvieron de nuevo a su estado preciosa…

De pronto la Niña sonriente como antes apareció de un salto y el boticario entonces por satisfecho dio su deber terminado.

Y entonces la madre de la Niña sorprendida pregunto: ¿Señor Boticario que es lo que le ha dado?

Con una sonrisa cómplice de una travesura de niño le respondió: Felicidad, era una Capsula de la Felicidad…

Ya era de noche y cerro el local donde cada día obraba prodigios el Señor Boticario, de pronto ajusto el reloj de cuerda de su muñeca derecha, vio la hora y miró a las estrellas. Salió caminando en dirección a su morada, cuando de pronto revisa en el bolsillo de su bata un dije de Plata. Y como punta de flecha en el pecho se le clava el recuerdo del pedazo de Corazón que su hijo le entregó de su pecho…

Saco el frasco blanco y recordó entonces que al final de las noches el Señor Boticario debe tomar siempre una Capsula de la Felicidad antes de ir a soñar...
 
 
P. D.: Aun me quedan unas cuantas Capsulas de la Felicidad :)

jueves, 25 de julio de 2013

Estas creciendo...


No hace mucho te cargaba entre mis brazos y como magia de la vida ya eres un poquito más grande. No quiero que pienses que te voy a dejar de querer menos, sino que al contrario voy a llevar cada momento juntos hasta el día de hoy de todo lo que hemos vivido, incluso jugado con algún escenario imaginario o el muy curioso nombre que me diste; que no sé si fue por pura inocencia que me regalaste pero claro está que ahora cada vez que lo oigo sé que soy yo.

Cada noche como hoy habrán miles de personajes; tus aventuras en las que yo te acompaño y los cuentos que te he regalado, ojala los recuerdes algún día y sepas que me esmere tanto como pude para que el frio viento se vuelva calor que te abrace, y los monstruos que acechan por ahí se conviertan en seres amigables que no te harán daño pues si alguien se atreve a no respetar tu cansancio se las verá conmigo.

Cada vez me haces sentirme tan orgulloso de ti, no sé si es tu inocencia vestida de picardía o ese andar travieso cuando a veces jugamos a corretear cuando ahora en este preciso momento tengo los ojos puestos en unas teclas y unos libros, que a veces se roban los momentos para cantar juntos, esa canción de animalitos que extrañan a un amigo… Yo sé que como te gusta quizá ese sea nuestro himno nacional, quizá cuando algún día ya no estemos juntos por el motivo que sea me recuerdes y yo pueda recordarte…

Nuestro lenguaje es también algo tan nuestro, lleva disfrazada las claves en la cual nos entendemos nosotros dos como cómplices de alguna travesura o algún recado del cual no queremos que nadie más se entere; ojala cuando mañana despiertes y tengas un año más pienses siempre que puedes contar conmigo en las buenas y malas, aunque a veces me hagas enojar pero cuando te veo, me veo a mí mismo y pienso: ¿Algún día fui como tú? Me sonrío y olvido instantáneamente todo lo que hiciste.

Recuerdo que una vez pensando en cómo ayudarte en una tarea, no se me ocurrió mejor forma que ayudarte haciendo rimas que aprendieras, para que no sea tan tedioso el libro de dibujos que te daban para repasar en casa, bueno toma entonces y te lo digo desde ahora esas rimas que te fabriqué para que algún día si tienes por ahí alguien pequeño a quien contarle historias, le cuentes aquellas con las que tu creciste.

De ti he oído la poesía más sincera, de ti, de tu mente traviesa; he oído las mejores palabras que podrían enamorar a cualquiera ojala encuentres y logres todo lo que desees en la vida porque tú misma en tu voz de niña perdida dijiste: Eres un sol, eres una estrella, eres un rayo de luna…

Con todo lo que me queda de vigilia te deseo mañana cuando despiertes tus 7 años y muchos más, niña te quiero demasiado, mejoraré cada día mis historias y te contaré el secreto para viajar a un lugar donde no te preocuparas por las cosas de grandes; para que así aun siendo grande conserves la calma y veas que todo estará bien. Que seas siempre muy feliz querida hermana, mi querida traviesa la más tierna de todas… ¡Feliz Cumpleaños te quiere Monkey!
 
 
P. D.: Y mi próximo truco de magia para ti será...
 
 

Dolor


No hay dolor más sano, que conocer la verdad.
 
 
P. D.: La única razón por la cual no responderé tus cínicos mensajes querida...
 

miércoles, 24 de julio de 2013

Seis Gomitas


Un osito de gomita
Era verde sabor limón
Un osito de gomita
Era triste y llorón
Un osito de gomita
Alegre y juguetón

Un osito de gomita
El más valiente y molestón
Un osito de gomita
Tranquilo y dormilón
Un osito de gomita
Que te canta una canción

Si duermes te aseguro
Los seis ositos de gomita
De tus sueños guardaran
Y en tu cama ellos estarán
Niña duerme, duerme, duerme;
Que te cuidan corazón.

 

P. D.: Con esto ya no tendrás más pesadillas…

 

martes, 23 de julio de 2013

Itsumo Nando Demo


En un domingo 14 del corriente mes llego a mis manos en forma de carta; de esas que aún se escriben con tinta y una caligrafía prodigiosa, una invitación para asistir a un recinto capaz de transportarme a una dimensión ajena a la realidad.

Al momento de abrir el sobre que había llegado a mis manos pude ver el nombre de quien lo mando, supe entonces que de por si la semana recién se iba a poner de lo más interesante. Después de mi infructuoso logro como jardinero (prácticamente asesine a un bonsái) tenía que ver que hacía de nuevo, pero al leer el contenido de la carta sentí que me envolvía en una gran emoción la invitación que me hacían para asistir a ver un recital de cuerdas y vientos que como decía literalmente la carta de invitación me haría “Liberar más mi espíritu” aunque de cierta forma confesaré que no sabía que mi espíritu era libre pues sigo pensando que aún estoy un poco enfrascado en un recipiente hermético que a casi nadie aun le he abierto. Por cierto me citaban para el miércoles 17, así que por fin rompía mi marca de no ser invitado a salir.

La semana pasaría de lo más largo sino era por la emoción que me causo leer unas letras de lunes de madrugada que hasta ahora no sé qué significarían en realidad pero que sea a quien sean dirigidas las tomaré por un momento plagiadas para embarcarme y drogarme de más sueños o quizá viajes en cohetes espaciales; pues he sido un viajero demasiado frecuente a la tierra de Nunca Jamás.

No dormí la verdad el lunes y siendo lo más sincero posible, dejando a un lado el hecho que un nombre sea capaz de desvelarme, que no se diga de tus atrevidas palabras pero hasta aquí llegare diciendo que mi lunes tiene tu nombre…

Después de un martes de desvelos y  seguir con la resaca de haber bebido palabras como las tuyas dóciles e inocentes combinadas con el toxico coctel de más palabras técnicas de un libro de Anatomía; me dispuse a descansar y dormir tranquilamente, si es que se le puede decir a dar la vuelta en mi cama y pensar ya no solo en lo que me depararía el día de mañana sino en que sería demasiado obvio dedicar la próxima entrada a algo que supongo sabría lo descifrarías; pues te contaré un pequeño secreto: He inventado una canción solo para ti, sin embargo aún me falta la melodía es un secreto no lo digas pues solo tú lo sabes…

Y la semana se hizo corta ya era 17 deseaba que terminara la mañana para adentrarme en la obscuridad de la noche… Pero me prometí algo en mi atormentada noche anterior intentando dormir, que si daba la casualidad de encontrarte y que además pudiera cruzarme en tu camino juraría que te invitaría a venir yo sé que amarías lo que estaba a punto de ver aunque casi diría que me contestarías que no pero aun así intentar no estaba de más; pero no fue así pues te vi pero no creo que pudiera interrumpirte en tu caminar; pero si puedes ver esto que escribo te pido un favor: Ríe y ríete de mí que no tuve el valor de romper las olas para intentar hablarte y aun ahora en días como hoy me causa una extraña sensación eso de mirarte y titubear si hablar o no; perdóname pero soy quizá muy tímido contigo aún no lo sé perdóname mi frialdad o poca espontaneidad…

Y como era de esperarse el evento estaba programado para las 6 de la tarde y conociendo la disciplina y formalidad de los anfitriones que eran japoneses llegue 45 minutos antes y me esperaba con una gran sonrisa mi proveedora del boleto de tan extraño viaje. Nos indicaron el lugar que habían reservado para nosotros y dispusimos a hablar un poco para esperar lo que se avecinaba en ese escenario del tiempo que pronto iba a comerse un pedazo de mí.

Marcó el reloj las 5:57 P.M. y se dispuso a saludar la anfitriona del evento saludando con una palabra que decía algo parecido a esto:


Konnichiwa

 
Y se marcaba el inicio de una especie de recital sonoro roto únicamente por las partituras de música japonesa acompañado de notas de clarines, flautas, violoncelos, trompetas, cornos franceses, timbales y platos para deleitarnos a todo este público de un evento que es de los más hermosos que he tenido el privilegio al cual ser invitado.

En el programa me emocioné como niño, como cuando me compraban un helado de chocolate y chispitas de colores al ver que iban a tocar una composición tan especial que me recordaba una de las películas favoritas que tengo muy presente en mi memoria y que al saber que tocarían parte de su banda sonora me embargaba aún más en una especie de éxtasis concomitante de emociones de chiquillo.

Y sonaron las primeras notas de “Itsumo Nando Demo” los ojos se me empezaron a llenar de lágrimas no sé cuál sea la razón pero diré que incluso el público hizo un silencio aún más solemne que el de una catedral a medio día que no tiene una sola alma rezando en el banquillo de la nave central, mis ojos se llenaron de recuerdos de ti tal vez, de mis tiempos también cuando no tenía que preocuparme por cosas de adultos, se llenaron de fotos sepia de antaño, y cuando iban a concluir las ultimas notas de esta canción tan llena de nostalgias, entendí por un momento que con los ojos cerrados miraba cosas más interesantes que muchas que suceden fuera y que aun en medio de la ovación y aplausos que el público hacia pude notar que más de alguna persona se secaba los ojos por oír algo tan sublime. Quedando entonces yo atrapado en medio de aquel recuerdo de notas puestas en un orden tan perfectas, me di cuenta entonces que quede Siempre Conmigo

 
Al finalizar el evento la anfitriona por ultima vez se despide diciendo:
 
 
Domo Arigato

 

Sin embargo sigo pensando que nosotros al final fuimos los más agradecidos por este tipo de invitación… ¡Muchísimas Gracias!
 
 


Itsumo Nando Demo
Yumi Kimura


P. D.: Admiro que casi siempre te vea sonriendo...

 
 

 
 

viernes, 19 de julio de 2013

Está semana que aún...


Está semana que aún no termina y quisiera que no lo haga (no entiendo por qué el Señor Tiempo no me espera) me dejo muchísimas cosas en que pensar; quizá fue la más reflexiva que he tenido por el momento en este año, a veces quisiera que todas las palabras que leo sean dedicadas a mi (por supuesto este maldito ego no podía faltar), pero me conformo con saber que después de todo este empedernido camino se compadezca de mí y que se me haya permitido estar presente aunque sea para pensar por un momento que no necesito de algo tan complejo como un cohete para llegar hasta la Luna, porque un buen texto es más que suficiente para sentirme feliz y quizá quien sabe hasta cambiar mi vida :)

 

Mastermind

Pasaba esta semana y sé que no hace mucho hablamos quizá corriendo por nuestras apretujadas vidas o por nuestro descuidado orden que nos lleva a colapsar el tiempo que necesitamos perder innecesariamente.
 
Tengo un amigo Genio que me conto que eres amigo de bueno… Un apreciable aunque a la vez chistoso personaje para mí, no es que lo haga de menos, sino que me sorprende que él también sea así algo parecido a nosotros; que sucumbimos a la paradoja de un montón de pensamientos extraños que tienen cabida solo en fantasía y no en realidad a pesar de su existencia, quizá solo por eso me esté empezando a agradar que tú sigues siendo tú y yo sigo siendo yo.
 
¿Sabías que se me vino a la mente tu novela? Si aquella de 23 capítulos que aún no han sido terminados y que no son para nada algo ya vendido en el mercado; como lo que escriben algunos  mostrencos que se afanan con malogradas ocurrencias. No fue por pura casualidad o por un capricho de niño (aunque solo tú sabes que aún lo soy) querer llorar y aferrarme a una ilusión de las más vanas; créeme que de las muchas cosas que aún me faltan es tiempo; quizá para mí y mis hadas de inventos.

Si empezáramos de nuevo me preguntaría: ¿Sera que teníamos futuro o desde el principio todo iba a ser un fracaso? No lo sé, ni quiero detenerme a pensar en tus ocurrencias de aves y de colores que vemos a través de los ojos, no quiero volver a pelear contigo sobre que es belleza o que es esperanza, no quiero volver a tener que verme forzado a abrazarte solo “porque tienes frio”, no quiero volver a tener que pasar por la cafetería a que te decidas que comerías hoy y que “debería de comer yo”, no quiero tener que esperar que den la 1 de la tarde para esperar mientras tanto sentados en una banca de cemento y ver como el mundo corre sin un rumbo definido… Dime, ¿Para qué tienes que invocar todo esto?
 
No entiendo si eres feliz porque hoy que volvía a la casa a bordo de un resquebrajado armazón de metal rojo, me disponía a desabrocharme el cinturón cuando veo en la pantalla esclavizadora tu nombre… Y te conteste, es más reímos de nuevo como no lo habíamos hecho desde hace un mes… Pero te reprocho en cara muchas cosas; que son típicas entre nosotros, ahora ya sabes cada lunes o martes quizá me veas y quizá nos dé tiempo de volver a hablar ya no seguramente de las cosas que hacían hacer temblar el mundo, ya no seremos los “estúpidos” que se ríen de todo, aunque para ser sincero disfrutaba ser estúpido esos años contigo… Pero me alegra que sigas tu camino; porque me ves aquí de nuevo con una mano en la mesa y otra vez de nuevo empezando a dibujar en blanco y negro pues los colores son demasiado buenos para desperdiciarlos en estos abstractos dibujos horrendos. ¿Qué nos pasó Mastermind? ¿Qué carajos fue? ¿Dónde está mi chocolate blanco?

 

Y como tú decías: Deja tú lo guapa que soy también… (E. M. P. D. A. C.)

 

P. D.: Se quedarán en 14 discusiones que jamás terminaran.

 

martes, 16 de julio de 2013

La descripción


Mi inspiración, una pluma, tres libretas y cinco gardenias;
¿Qué hacer con la imaginación?

Seis pinceles, dos lienzos,  ocho oleos y un crayón partido;
¿Tú rostro será retratado hoy?

Cien escritos nuevos, siete bocetos viejos, un libro sin portada y tres palabras;
¿Cuándo es mañana?

Un vaso de limonada, dos galletas, cinco mentas y medio terrón de azúcar;
¡Chocolate por favor!

Siete fuentes, un jardín, dos pérgolas, y nueve estatuas;
¿Qué se ve a través de la ventana?

Un sillón, una mesa, dos crucigramas y una esperanza con descripción;
¿Puede ser una mezcla de nostalgias?

Cinco calles, tres cuadras a la derecha, veintiún pasos a la izquierda y una vuelta de una esquina;
¡Esa es mi dirección!

Un cielo, mil estrellas, doce vientos y cinco puntos cardinales;
El país donde no existe el Nunca y Jamás

Dos montañas y su reflejo, una Torre de marfil, dos soles y dos ramas fuertes;
¿Puedes ser más perfecta?

Una dedicatoria, doce oraciones nocturnas, tres plegarias, y mil letras;
El parecido a mis textos llenos de locura

Dos almas, dos cuerpos, dos pensamientos circunflejos y un abrazo eterno;
Todo esto sumado, es el resultado de mis sueños…


domingo, 7 de julio de 2013

La semana que pasó...


La semana que pasó también volvió a atacar uno de mis antiguos demonios internos... Ya lo había dicho pero lo repetiré... ¡Que carajos quieres!



P. D.: La verdad es que ya no recuerdo...

La isla de las Cosas Perdidas


En un lugar en medio de palabras sin eco… Lugar que es desconocido para la poca imaginación de los mortales; desde hace muchísimo tiempo del cual ya no tengo memoria, se reúnen las cosas perdidas.

Es una especie de isla donde se encuentra desde una calceta sin pareja, un viejo reloj de cuerdas destrozado y por qué no uno que otro sueño perdido. No es de extrañarse que todos estos personajes y muchos más se sientan felices, pues aquellos primeros dueños que los tuvieron en su haber, se han olvidado por puro descuido o solo los reemplazaron mal agradecidos.

Me contaba Calcina Calcetina que ella era la preferida de su niña, era tanta la alegría de su dueña y su orgullo su condena el tener a la preciosa Calcina Calcetina como la más bonita de sus calcetas. Fue la compañera de sus aventuras y el talismán de sus locuras.

Después de todo no la odio – me dijo – y agrego:

Sin ella no habría conocido lo exquisito de mojarse en medio de un día magníficamente lluvioso ni ensuciarse por jugar en el lodo del jardín del frente de su casa y cuando íbamos a atrapar mariposas que nunca se dejaron tomar por sus traviesas manos, sin embargo extraño… Extraño a mi compañera no sé nada de ella, ojala algún día encuentre este lugar y podamos jugar juntos de nuevo como lo hacíamos antes… Pues mi niña ella me perdió un día cuando me cambio por un par de medias negras sin vida…

Mientras me contaba todo, se deshilaba una parte de ella en forma de lágrimas.

El Viejo Reloj Moj de cuerdas estaba también pero a pesar de ser viejo no era para nada gruñón con decir que tenía un extraño tic-tac y dos botones con una perilla que según el podían detener el tiempo si descubrían la mecánica de su corazón; el tiempo fue duro con él pues a pesar de ser un auténtico pura sangre suizo, cierto día su antiguo dueño lo boto por descuido de su mesita de noche y quebró su fino vidrio; sin embargo mi amigo Moj no se dio por vencido y viéndose quebrado de su cristal de zafiro no dejo de funcionar y siguió caminando, aunque confesándome que no era para demostrar que era alguien fuerte digno de llevar grabado el nombre de una noble familia sino por el miedo que le inundaba el abandono de su amigo.

Entonces Moj como autentico mago del tiempo me dijo:

No pienses que mi dueño me abandono, yo no corrí esa magnífica suerte - y sus engranajes parecían más ruidosos que antes – Mi amigo al verme quebrado me tomo en sus manos y me decía: Antes me parecías un auténtico engreído; ahora eres un auténtico Reloj Amigo. Mi amigo no sé cómo es que no veía la fealdad de mi astillado vidrio o él estaba ciego o era solo un pobre hombre de muy mal gusto, pero para mí beneficio eso me convenía. Cierto día en la tarde después de comprar el pan para la merienda de la noche yo su fiel amigo le acompañaba bien puesto en su muñeca, cuando un par de bandidos desalmados le pidieron la chaqueta y las monedas que mi amigo llevaba él se las dio porque no había de otra; pero en un mal movimiento que hizo uno de esos bandidos al ver que no llevaba el crédito pedido, le apuñalo por la espalda y mi amigo mal herido en sus últimos momentos de agonía me dijo: Mi Viejo Reloj Amigo, perdóname por haberte tirado aquella vez de la mesita de noche, yo te hice daño, pero todo este tiempo te pedí que fueras puntual y marcaras mi vida con tus pasos tan fieles en días alegres y días tan tristes como hoy, sin embargo me veo aquí tirado y pronto partiré de esta vida así que te regalaré un nombre: Moj te llamaras pues fuiste el único… Y expiró… No sabré que más quiso decirme pero me soltó de sus manos y mi correa de cuero café junto a mi corazón metálico se perdió en medio de la obscuridad y heme aquí; yo que te cuento mi historia.

Y Moj aceleraba el ritmo, sus manecillas ya no marcaban la hora y el mecanismo de engranajes se volvía loco, por un instante creí que moriría al ver sus tres relojes segunderos marcar sin un compas definido…

Entonces Moj me dijo: Tranquilo amigo solo estoy calibrando mis engranajes que rechinan por estar ahora perdido…

Entonces seguí deambulado por este extraño lugar cuando oí un coro angelical de voces.

Y quise hablar con los Sueños Perdidos, ellos son casi la mayoría de habitantes de este extraño lugar… Los Sueños Perdidos eran una especie de espectros amables que al unísono cantaban lo que sus antiguos dueños profesaban a viento y marea…

Serian artistas, pintores, escritores, músicos hasta inventores… En fin era una gran lista la que cantaban a modo de letanía de laudes y yo solo me asombraba de cuantos sueños servían ahora de música para un lugar tan mágico como este… Habían muchos sueños desde los más locos como el sueño que quería que le gustara el chocolate amargo hasta el sueño que buscaba no odiar comer pescado, sueños como el que contaré el mejor chiste del mundo hasta el sueño de poder dejar de llorar, sueños aún más extraordinarios como el volver a coincidir en esta playa de mi vida hasta el sueño de poder olvidar para siempre y el clásico y más alegre de todos el sueño de querer regalarte un trocito de luna, hasta el sueño de vivieron felices por siempre incluso el sueño de las respuestas que jamás devuelve la luna o el sueño del sol que no despeja las dudas…

Sin embargo había un sueño; uno que siempre estaba callado que no se atrevía a decir que era y le pregunte: Oye tú porque no hablas ya que veo que no te gusta cantar.

Entonces me vio a los ojos, con una mirada tan dulce que debo confesar casi me hacía llorar; le hice un nudo a mi garganta y comprendí quien era…

No por el hecho de saber cuál era ahora su identidad sino el saber que siempre sería un gran incomprendido y quizá el hecho de conocer sino es que en su gran mayoría a esas personas que solo buscan paliar su soledad con alguien que no es el indicado… ¿Y por qué lo sabré?

Entonces me abrazo y su peso me tiro al suelo… Y en forma de una hermosa Ángel me dijo:


 No le digas a Nadie pero…
Yo soy el sueño de Encontrar el Verdadero Amor…
 
 

sábado, 6 de julio de 2013

Los días después...


Y era como una sensación de pesadez la que sufrí en esta semana, tenía un comportamiento casi hormonal que alteraba todo mi cuerpo rematando sin querer con aquellos con los que comparto a diario, he sido un idiota pero es que no lo sé estuve como ausente en medio de todos y parecía más bien un zombi que marcaba casi por inercia lo que era, hasta el punto de nublarme la vista y no distinguir nada más que a alguien; aunque no le hable mucho pero que quiero demasiado y que creo encontré después de tantos años… No fueron los desvelos, por esta semana agotadora de exámenes, mucho menos por un furtivo encuentro “textual” para paliar “enemistades”, no; solamente es que se me venía a la mente que hoy cumples las cuatro décimas de adelantarte, sé muy bien que en este preciso instante me reprocharías por ser poco fuerte… Por no honrar tu ausencia querido amigo; pero bien sabíamos que si de apuestas se trataba te iba a ganar pero jamás en algo de una magnitud como esta…
 
¿Sera que me leerás o por lo menos te cuentan de lo que hablo? Lo primero no creo que suceda, lo segundo quizá Dios te lo cuente… Esa es la última esperanza que tengo para que sepas que siempre fui un equivalente a ser alguien realmente ausente.
 
Mientras tanto preparo mi traje el de Ramos, con la camisa blanca y de puños grandes para colocar esas mancuernas con el símbolo de mi dolor, ese que cada año se estrujaba por el abrazo antes de tomar el puesto de la “Comisión” para honrar tu memoria y quizá de una vez por todas dejar que descanses en paz querido amigo…
 
 
Chavito
 
 
 

lunes, 1 de julio de 2013

La Tregua y la Fisiología


Desde el principio pensaba que sería difícil conciliar mis lecturas médicas con mi otro tipo de lecturas digámosle;  un poco menos "médicas"… Sin embargo he hallado una forma más fácil de leer y aprender y hacer un triunvirato de concepciones para integrar todos estos conocimientos… Al fin comprendí de que falleció la Esposa del Señor Santomé y todo esto gracias a como le decimos entre compañeros a “Papá Guyton”  y como sé que es difícil asociar esto a lo que he leído solo diré, que si algún día entre truco y trato que juega la vida a sus manos llega La Tregua de un pobre hombre al que la vida le jugo de forma despiadada permítanse darle La Tregua y leerlo también y verán que no saldrán decepcionados pero si les causa la misma curiosidad que a mí el saber porque murió la Esposa del Señor Santomé les dejare la explicación fría y científica para su deleite…



Capítulo 19 Página 224. Libro de Fisiología de Guyton
Capítulo 19 Página 144. Compendio de Fisiología de Guyton