viernes, 7 de junio de 2013

El Carpintero



Cada vez que veía a una sombra escondida
O una abeja que zumbaba molestamente
En ese momento recordaba sus herramientas

 

Aquellas con las que tallaba la madera
Y con las cuales hizo la mesa donde bebía y comía
Donde se veía frente a un espejo sentado y despeinado

 
Los años pasaron y él murió…
Ninguno en el pueblo lo recordaba
Pero todos disfrutaban las bancas donde ellos se sentaban


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario