martes, 3 de diciembre de 2013

Sin fondos

Me he quedado sin fondos… Lo más obvio es que me refiera al tema de lo económico; no es eso, aunque si de consejos financieros se trata no soy la persona más indicada para darlos, pues tengo un mal crédito con la vida y los únicos depósitos que he recibido últimamente han sido la desesperación con que me aferro a las fantasías.

Y es que he me quedado sin fondos, supuse que mis panoramas llenos de perspectivas interesantes se han fugado, quizá porque las correas de zapatos con que ate mi locura se han roto y me he quedado con perspectivas grises y sin colores, ni los colores somnolientos de mis crayones pastel, ni el rechinar de cuerdas oxidadas de una guitarra, ni mi voz atroz que pide clemencia; han podido reinventar a las pocas letras enfermizas que escribí hace un par de días…

En fin esta es la última antesala que guardaré; esperando a no haberme sentado cuando la función recientemente concluía, pero me conformo con un asiento de última fila, esperando de una vez por todas, que mi último acto sea aplaudido por las manos de una persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario