sábado, 20 de abril de 2013

Ser Empalagoso

Y un día de hace tantos quizá hace unos meses o más seguramente Hoy, mi Amiga del Alma me estaba preguntando por qué soy demasiado empalagoso (yo sé a qué se refería) y no pasaba un mes sin que le mencionara algún invento de esos que a veces escribo por aquí y el porqué de mi actitud tan poco común cuando le abría la puerta de mi pequeño armazón de metal rojo.
 
La verdad es que si me lo preguntaran nuevamente no sabría dar una respuesta, ni yo sé por qué razón mi cabeza procesa ideas tan idiotas a veces… ¿Piensan acaso que es anticuado en esta época dedicarle un par de bonitas palabras a alguien? ¿O ser estúpidamente ingenuo y creer después de tantas decepciones en que encontraremos a alguien que nos cambiara la vida? Y dejando a algo tan poco convincente verlo en tiempos como estos… ¿Abrirle la puerta del vehículo a alguien solo por el simple hecho de ser un intento frustrado de caballero? ¡Patrañas que me sucede! Creo que vivo en la época en la que ninguna de estas cosas y muchas otras relacionadas ya no tienen sentido de ser.
 
Y sin ser descortés, tenía ganas de responderle y preguntarle a la vez… ¿Y por qué no ser así?
 
Creo que le hemos perdido el valor a detalles tan simples… O quizá complejos porque como cuesta ponerlos en práctica, ya que la verdad yo no soy tan empalagoso como creen pero bueno, en realidad no estoy aquí para convencer a alguien sino para disfrutar que no soy otro más que se dejó sabotear por un sistema poco detallista... Y le sigo viendo después de todo algo bonito a todo esto.
 
En eso me detiene un agente de tránsito y me dice: Señor, Buenos Días… Sus papeles por favor.
 
Y sabía que era poco probable salvarme de una infracción y que este agente inquisidor se compadeciera de mi este armazón de metal rojo que estaba herido pero que seguía caminando…
 


 
Y yo que pensé que esto era ser romántico...


Sin embargo volviendo a la realidad… Me salve de una infracción.
 
 

P. D.: Tenemos una pequeña conversación que quedara pendiente entre ustedes. En realidad está era la segunda parte de la primera.

P. D2.: Podría decir que ayer fue un bonito día para perdernos en la ciudad…

No hay comentarios:

Publicar un comentario