miércoles, 20 de noviembre de 2013

La Montañita

La Montañita… El primer año de la carrera de medicina conocí a muchas personas que hasta el día de hoy amo demasiado; unos son mis amigos, otros como no podían faltar unos completos extraños pero así la vida me jugo sucio y me hizo ganar pero también perder.
 
Porque yo sé que casi nadie conoce esta parte de mí, si algún día eres de las personas mencionadas o aquellas donde su rúbrica aparecerá dentro de poco en tu pantalla; quiero decirte que fuiste una persona muy importante para mí y si aún te menciono ¡Imagínate! Cuanto significas todavía.
 
Mencionaré a…
 
Otmar; querido amigo que pareces casi un hermano, así juntos de la nada nos vimos en los edificios en alguna clase de “Química” junto a la Dra. Toledo; recuerdo cuanto soportaste mi completa estupidez para las formulas, las nomenclatura que no podía grabarse en mi mente y como en más de alguna ocasión me ayudaste con la tarea sin importar de que la doctora nos mirará mal después; la mejor lección de amistad jamás la hubiera conocido con alguien como usted señor, queridísimo amigo. Me metiste en unos aprietos grandísimos (no es necesario mencionar esto por aquí) pero después de todo no importa aun así serás siempre el perfecto compañero de aventuras del cual aprendí muchas cosas. ¡Otmar sos lo máximo!
 
Michelle; señorita que lastimosamente no pudo estar el día de la foto pero que sin lugar a dudas quise mucho, sino pregúntale a Otmar el sabrá toda la historia (prohibido revelar confidencias) que bueno verte este año, y pues que más decir fue un gusto “Arjonear” cantando y pidiéndole al señor taxista que nos rebaje la tarifa y que me acompañara su voz angelical en esos días en la famosa “Montañita” donde lloramos hasta dejarnos el “Corazón Partío” por qué… ¿Quién me va a curar el corazón partío? Aunque ahora lo sabemos querida doctora que si se trata de corazones “partíos” sé exactamente a quien llamar.
 
Beatriz; o como te gustaba que te llamaran Ticy la amiga inseparable de Michy la recuerdo muy bien, un gusto verte de vez en cuando ya últimamente por la aventura del hospital, espero trates muy bien a los pacientes y no los trates como lo hacías con nosotros; son bromas Ticy espero te encuentres muy bien.
 
Gabriela H; oh que amiga más cariñosa, un amor de gente sabes que me caes súper bien, que bueno verte y que sigas siendo siempre la misma Gabriela que conocí desde el primer día… Y pues perdón por haber dejado lo que una vez hablamos sobre “los amigos” alguna vez en pausa pero créeme que lo compensare. :)
 
Kathy (Kathleen C.); esto supongo que no lo veras dentro de mucho; muchísimo tiempo… Para empezar quiero decirte que me sorprendió mucho ese sexto sentido que tienes; quiero decir que fuiste la primera persona en la Universidad que conoció esa parte “que no tiene nombre” en mi persona, sé que más de algo recordaras de aquellas noches en las que aun usábamos el MSN para hablar cosas diferentes  en las noches; y espero aun recuerdes que por mi pena a que de verdad necesitabas tu chaqueta camine hasta tu casa y te la lleve, o cuando te intente regalar una de mis pinturas sobre gerberas pero en parte así se dio todo esto… En realidad solo quiero volverte a pedir perdón por lo que pensaste que yo sentía en aquel entonces, quizá se haya dado a mal interpretar ciertos gestos pero no soy el hombre sin corazón que piensas fui, se que eso ya es cosa que se dejó atrás pero el día que veas de casualidad por ahí este pedazo de texto quiero decirte que lo siento, ya he aprendido a ser un tanto menos “empalagoso” y quizá “amable” y no causar lo que pasó en aquel entonces pero si aún no me crees como me gustaría que revisaras esta entrada yo sé que no hay quien mejor que tú, capaz de entender lo que paso aquel día… Que seas feliz mi querida doctora. Revisa esto querida amiga Kathleen.
 
Bueno queridos amigos no voy a escribir más pero ustedes sabrán o quizá jamás lo sepan que alguna vez era después de todo algo peculiar en mi trato; este pedazo de mí que se llama blog muchas veces se tragó palabras que me faltaron en alguna platica divertida que tuvimos, pero heme aquí disfrazado como un “Nadie” en la ciudad de sus letras.
 
Espero siempre verlos aunque ya no tan seguido por el camino que nos toca vivir, a unos ya próximamente en los hospitales, unos en el CUM todavía y otros que estarán por ahí siempre por los caminos de la vida…
 
Y entonces recordaré como cada tarde después de clases nos juntábamos en la “Montañita” y como un día acompañado de Madeleine (así se llama mi guitarra XD) cantábamos hasta reventarnos los pulmones las canciones sobre un taxi, sobre los besos, sobre corazones partíos, sobre problemas… Pero sobre todo los amigos…
 
Mención especial para Roberto I. Arturo y Mary… Y quienes también se embarcan conmigo aun.
 
 
 
Estas fueron nuestras rúbricas algún día...
 



No hay comentarios:

Publicar un comentario