domingo, 10 de noviembre de 2013

Papelitos

Hace poco que me sentía nostálgico por algo tan tonto de cierta forma que sucedió en mi niñez, específicamente mis años de primaria. Resulta que en la época en que las inocentadas entre pequeños de primaria era a tal grado grandísimas y todo lo resolvíamos con los “papelitos”.
 
Las condenados papelitos sirvieron en mis años de infancia como las mejores mensajeras para pedir prestado, un borrador o un lápiz. Y que decir las perfectas cómplices de “Rony” para hacerme perder con “Cristina” y si contara que sucedió ese día creo que puedo decir que alcance una felicidad tan vaga como si hubiera sido yo un ganador de un concurso de quien apunta al centro de una diana de tiro con arco. En fin los famosos papelitos ayudaron a crear las primeras parejas de “Novios” de la clase y a intensificar la enemistad entre las dos clases rivales; de solo recordar el haber casi iniciado una rivalidad que al final termino haciendo tan buenos amigos con la clase contraria, me hace pensar que ojala la vida fuera más fácil como cuando era niño.
 
Un papelito te salvaba de todo… Un “papelito” es lo que necesito ahora; pero creo que necesitaría mínimo unos cien de ellos para solucionar situaciones como las que me está tocando vivir ahora. ¡Pero tengo una idea! Hare un papelito se la mandaré a quien corresponda y así los problemas se irán volando con un papelito…
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario