lunes, 23 de septiembre de 2013

Un buen general

Oh si… Que me muerdo los labios para contener unas palabras que podrían rebalsar y hundirme a mí hasta el fondo…

Sé que a veces violo el derecho natural y sé que quienes se dicen llamar ortodoxos de las mayestáticas reglas que son una máxima irrefutable, no pueden responderme un pequeño acertijo que alguna vez me valió un beso… Un beso que sabía a fresas con chocolate porque a eso debía mi recompensa por responder un “juego de niños.”
 

No quiero entrar en detalles pero ahora o más bien dicho dentro de unas horas, estaré jugando mi futuro pues posiblemente sea a las pocas palabras que pienso objetar para “diferenciarme” dentro de los más de 30 postulantes, y así salven esa credibilidad y pueda construir parte de mí “pequeño sueño” que ahora siento tan cerca y todo gracias a volverme un reptil que no pienso mencionar pero que tu quien me lees sabes a que me refiero… Ya que para ser francos no soy de ese tipo pero creo que una oportunidad así jamás volverá y no me puedo dar el lujo de tirarla…
 
Y para terminar creo que por fin mi estrategia ha dado sus frutos ya que he analizado cautelosamente  al enemigo (que va alguien gentilmente me ayudo), pues seguí una máxima que me sirvió de mucho y quizá a ti también te pueda servir entonces te la regalare:
 
 
El buen general se aprovecha de la debilidad de su enemigo…
 
 
Así que mi primera jugada para definir lo que seré y como lo hare ¡Va a toda máquina!

No hay comentarios:

Publicar un comentario