viernes, 8 de marzo de 2013

Primavera

Como no mencionar a esta estación. Cuando todo es miel y dulce, no hay nada más empalagoso y a la vez tan deseable que esta estación: Primavera. El elixir de los amantes, de las almas que recién se encuentran, es la metáfora del Cielo en la tierra.

El inicio de una historia, un nuevo comienzo que se escribe y se vive, las horas no existen, el vernos horas y horas es imitado por apenas un segundo. No existe el reloj, y el tiempo sin saber de ti es la pura desesperación casi parecida a la Muerte. No hay nada más hermoso y bello que tu existencia, no existe fuera de ti otra.

Una despedida se vuelve abrupta, y tan larga, el no dejar que tú seas la primera o evitar ver que me voy. Y te juro que siempre estaré ahí y parte de ese juramento lo cumplo ahora. Y solo el hecho de sentirte en mis brazos, besarte hasta el alma, eso es todo, todo lo que quiero y no busco más que de Ti.

La épica acción del mundo es una nada a comparación de nuestro Amor, una sinfonía de accidentes que casualmente nos unen. Y ejemplificar el dilema de quien es el mayor amante es una titánica batalla para separar nuestros egos y aceptar que ni Tú ni Yo somos más que el otro.

Primavera… ¡Así eres tu hermosa Primavera del Amor! Tan bella e inocente, y no por ello frágil, no te escapes y seas efímera, se otra Inmortal y si te vas te quedas impregnada en el recuerdo… en la Memoria…

 
 
 
 
Primavera
 
Ya la oigo se escucha…
Una melodía llena de dulces acordes se asoma
¡Es Ella! Su voz y su paso pausado
 
 
Lo vi es El tan fuerte como un roble
La silueta de sombra que se hace hombre
Es mi anhelo es mi deseo…
 
 
El sonido de hojas y el juego de colores
De mil y tres que adorna a las flores
Se quedan cortos los campos y abrazan a estos deudores
 
 
Él le ama, ella lo ama
Es reciproco y sonante el preludio
Se deben el uno al otro abrazos, besos muchos
 
 
No existe el tiempo pero él lo dirige
Se escapan las leyes de lo absurdo total
Y no hay razón para valer lo de ayer que te dije
 
 
El hecho de verte y tenerte
Enciende más el deseo de no perderte
Vida mía la Primavera será nuestra amiga
 
 
Los ríos se vienen y marcan los cauces
Dirigen en torno a feliz paraje
Mi paraíso mi cielo ¡Empiezo a Adorarte!
 
 
Primavera no te vayas quédate con nosotros
Que el cielo celeste se vuelve a nosotros
Envidia de no tener a estos Astros Lustros
 
 
Somos Ella y Yo en un soberbio atardecer
De la hierba silvestre su verde recorrer
A la alegría de esta Estación caminamos sin ver
 
 
Yo te amo y mucho más que una mirada
Una mirada que dice más que solo palabras
Amor mío tu serás siempre por siempre mis ganas



 
 
Autor:
Marco León
 
 
 
 
 
 
 
P. D.: ¡Feliz Día Mujeres!
 
Flores de Primavera


No hay comentarios:

Publicar un comentario