jueves, 25 de julio de 2013

Estas creciendo...


No hace mucho te cargaba entre mis brazos y como magia de la vida ya eres un poquito más grande. No quiero que pienses que te voy a dejar de querer menos, sino que al contrario voy a llevar cada momento juntos hasta el día de hoy de todo lo que hemos vivido, incluso jugado con algún escenario imaginario o el muy curioso nombre que me diste; que no sé si fue por pura inocencia que me regalaste pero claro está que ahora cada vez que lo oigo sé que soy yo.

Cada noche como hoy habrán miles de personajes; tus aventuras en las que yo te acompaño y los cuentos que te he regalado, ojala los recuerdes algún día y sepas que me esmere tanto como pude para que el frio viento se vuelva calor que te abrace, y los monstruos que acechan por ahí se conviertan en seres amigables que no te harán daño pues si alguien se atreve a no respetar tu cansancio se las verá conmigo.

Cada vez me haces sentirme tan orgulloso de ti, no sé si es tu inocencia vestida de picardía o ese andar travieso cuando a veces jugamos a corretear cuando ahora en este preciso momento tengo los ojos puestos en unas teclas y unos libros, que a veces se roban los momentos para cantar juntos, esa canción de animalitos que extrañan a un amigo… Yo sé que como te gusta quizá ese sea nuestro himno nacional, quizá cuando algún día ya no estemos juntos por el motivo que sea me recuerdes y yo pueda recordarte…

Nuestro lenguaje es también algo tan nuestro, lleva disfrazada las claves en la cual nos entendemos nosotros dos como cómplices de alguna travesura o algún recado del cual no queremos que nadie más se entere; ojala cuando mañana despiertes y tengas un año más pienses siempre que puedes contar conmigo en las buenas y malas, aunque a veces me hagas enojar pero cuando te veo, me veo a mí mismo y pienso: ¿Algún día fui como tú? Me sonrío y olvido instantáneamente todo lo que hiciste.

Recuerdo que una vez pensando en cómo ayudarte en una tarea, no se me ocurrió mejor forma que ayudarte haciendo rimas que aprendieras, para que no sea tan tedioso el libro de dibujos que te daban para repasar en casa, bueno toma entonces y te lo digo desde ahora esas rimas que te fabriqué para que algún día si tienes por ahí alguien pequeño a quien contarle historias, le cuentes aquellas con las que tu creciste.

De ti he oído la poesía más sincera, de ti, de tu mente traviesa; he oído las mejores palabras que podrían enamorar a cualquiera ojala encuentres y logres todo lo que desees en la vida porque tú misma en tu voz de niña perdida dijiste: Eres un sol, eres una estrella, eres un rayo de luna…

Con todo lo que me queda de vigilia te deseo mañana cuando despiertes tus 7 años y muchos más, niña te quiero demasiado, mejoraré cada día mis historias y te contaré el secreto para viajar a un lugar donde no te preocuparas por las cosas de grandes; para que así aun siendo grande conserves la calma y veas que todo estará bien. Que seas siempre muy feliz querida hermana, mi querida traviesa la más tierna de todas… ¡Feliz Cumpleaños te quiere Monkey!
 
 
P. D.: Y mi próximo truco de magia para ti será...
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario