jueves, 17 de octubre de 2013

Esquivando una pregunta


Sucede que estaba tranquilamente leyendo (en realidad estaba ojeando el libro).
 
Cuando descaradamente me preguntaron… ¿Es cierto? ¡Es ella!
 
Con un tono algo desganado y haciendo como si estuviera tan concentrado en lo que leía, conteste: - ¿Quién ella? -
 
No te hagas el pendejo me dijo mi amiga, aquella a la que es difícil convencer para que se le escape una palabra… Bueno en fin todos esperaban una respuesta.
 
No se me ocurrió entonces responder algo más ingenuo como...
 
Y desde que supe que detrás de letras se escondía alguien así,
créanme la quiero más que a Google…
 
Se echaron a reír tan fuerte que me dio vergüenza hasta de la risa de ellos… Pero pude eficazmente desviar la atención y en realidad esquivar algo que está más que claro…
 
Bueno, no me gusta escribir este tipo de situaciones pero pensándolo más detenidamente, creo que es de las mejores respuestas que he dado para no dar respuestas demasiado obvias.
 
 
 
P. D.: ¡Como llegue hasta aquí!
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario